SHIATSU ZEN:
M
ecánica ósteo-muscular para el equilibrio de la fuerza vital

Oficializado en Japón como tratamiento fisioterapéutico con base teórica en la Medicina Tradicional China, el Shiatsu combina diagnóstico clínico (pulsología, glosodiagnosis) con técnicas tradicionales japonesas de estimulación manual que se aplican a puntos, canales y meridianos del organismo. El término, de origen japonés, define la práctica: shi: dedo, atsu: presión.

Mediante la presión ejercida a intervalos más o menos rítmicos sobre determinados puntos del cuerpo y la reubicación de huesos, ligamentos, tendones y músculos, el Shiatsu opera en beneficio de los sistemas óseo y muscular y restablece, por carácter transitivo, el funcionamiento del sistema nervioso, conductor de la energía corporal y coordinador de todas las funciones del organismo incluidas las inconscientes.

El impulso natural de llevar la mano a la parte del cuerpo que está dolorida es tomado por el Shiatsu Zen como principio de la mecánica que se suministra con suavidad y sin utilización de aceites ni ungüentos. Tanto la filosofía como la práctica fisioterapéutica apuntan más a estimular los mecanismos autocurativos del organismo que a la curación de síntomas o enfermedades. Por eso sus efectos se perciben en los planos físico, emocional y espiritual y no tiene efectos secundarios.

  

Para:

reubicar huesos, ligamentos, tendones y músculos

aliviar contracturas

corregir la rectificación cervical y la postura

reestablecer la circulación sanguínea

 

estimular el funcionamiento de los órganos

reequilibrar el sistema endocrino

armonizar las emociones

relajarse

 

..................................................................................................................................................................................

Alejandra Moran

15 5694 1112