Acupuntura y
psico-inmuno-neuro-endocrinología


Introducción

 El objetivo de este trabajo es comenzar a analizar los mecanismos de acción de la acupuntura y la fisiología de la medicina tradicional china (MTC) desde la óptica de la  psicoinmunoeuroencocrinología (PINE).

 La MTC desde sus orígenes ha relacionado a los procesos de enfermedad con factores externos al cuerpo (frio, calor, sequedad, humedad y viento), factores internos (preocupación, ira, alegría, tristeza miedo y pánico) y otros factores como el estilo de vida, dieta, conducta sexual, accidentes y catástrofes, etc.  Se considera que la enfermedad aparece cuando alguno de estos factores logra vencer el equilibrio energético-defensivo del cuerpo. Así la enfermedad orgánica puede tener como causa una alteración en el estado emocional de la persona, y a la inversa la aparición de la enfermedad orgánica puede en su evolución  desencadenar una de origen psiquiátrico. Para la MTC el enfoque terapéutico en uno y otro caso es similar ya que el origen energético de las dos patologías es el mismo. Se busca  reordenar el desequilibrio energético producido por la enfermedad. 

¿Qué es lo que la MTC llama energía (“Chi”) desde hace más de 2000 años? Es un poco complejo intentar describirlo con un solo concepto ya que las formas y funciones del Chi son muchas.

  • En principio se considera que es una “energía inteligente” que tiene que ver con el origen y la constitución física del individuo. En esto lo podríamos comparar con el concepto de genoma, esta “inteligencia” es lo que ordena la forma material al cuerpo y explica la finalidad de cada órgano y fluido corporal.
  • Es la que rige los tiempos del desarrollo, ósea que también se la vincula con el intrincado sistema neuroendocrino que regula las etapas del desarrollo y ritmos biológicos.
  • Un tipo particular de Chi, llamado “Wei Chi” o energía defensiva es la encargada de proteger al cuerpo de noxas externas y agentes patógenos, Por lo que este concepto engloba al sistema inmune, tanto específico como inespecífico.
  • También es responsable de generar el movimiento por lo que comprende desde la generación del plan motor hasta su ejecución por el aparato locomotor.
  • Por ultimo se lo relaciona con el concepto de gasto energético que se genera al realizar un trabajo. La incorporación de esta energía (llamada nutricia) es la que recibimos a través de los alimentos y el proceso de respiración.

 Para interpretar todo este tipo de relaciones en la práctica médica hay que tener presente que en los tiempos en que se desarrollaron estas teorías no se conocía el funcionamiento neuroendocrino e inmune. Y que no se trata de una visión esotérica sino de una observación de las leyes naturales que rigen la relación del hombre con la naturaleza fundamentada por el desarrollo empírico de la MTC.

 Para la práctica de la acupuntura resulta vital la comprensión y manejo de dos leyes terapéuticas fundamentales, la teoría de interacción Inn – Yang y la teoría de los 5 elementos.

  teoría del Inn–Yang: Representa la dualidad que se da en todos los procesos de la vida. Lo podemos encontrar como elementos opuestos pero inseparables, tanto en el mundo que nos rodea (como el día y la noche), como en cada parte de nuestro organismo, por ejemplo a las funciones ligadas al sistema simpático se consideran Yang y  a las relacionadas con el parasimpático se las considera Inn. También esta dualidad se manifiesta a la hora de evaluar síntomas que nos llevarán a realizar lo que en MTC se considera diagnóstico energético.

Signos Inn:

signos Yang:

Frio

calor

Pulso lento

pulso rápido

Lengua pálida

lengua roja

la teoría de los 5 elementos: Describe la relación fisiológica – energética entre los diferentes órganos y funciones corporales. Estos cinco elementos son:

·        Madera: Hígado, vesícula biliar.

·        Fuego: Corazón, intestino delgado, pericardio, triple recalentador.

·        Tierra: Estómago, bazo.

·        Metal: Pulmón, intestino grueso.

·        Agua: Riñón, vejiga.
 

En la dinámica de estos movimientos están incluidos tanto los procesos cósmicos (exteriores), como los fisiológicos y psíquicos (interiores). Cada elemento (Agua), tiene un órgano (riñón), una víscera (vejiga), una emoción (miedo),una secreción (orina), un sentido (oído), un tejido corporal (cabello, huesos), un sabor (salado), etc.

Hay dos ciclos o leyes básicas que gobiernan estos procesos. La primera llamada de generación o creación, es aquella basada en la nutrición, por lo tanto, una relación materno-paterno-filial. La madera es la madre del fuego, éste de la tierra, la tierra del metal, éste del agua y el agua de la madera.

La segunda ley es la de control, refleja los procesos internos, asegura el equilibrio y describe y evita los dominios de un elemento sobre otro. El fuego controla al metal, éste a la madera, la madera a la tierra, ésta al agua y el agua controla el fuego.

Para la MTC, cuando un órgano se altera, éste en su desequilibrio afecta el desarrollo de las leyes anteriores : Así una alteración en la energía del agua (por ejemplo un déficit en el manejo hidro-electrolítico renal) puede hacer que “el agua no pueda controlar al fuego” (corazón) apareciendo hipertensión arterial.

Al tener su propia interpretación de la fisiopatología humana y su criterio diagnostico, la caracterización de los síndromes no son los mismos que vemos en la patología occidental, ya que bajo un mismo síndrome energético se pueden ver  varias patologías ya sean orgánicas, funcionales o psíquicas, que para la MTC tienen un mismo hilo conductor y muchas veces se ven asociadas.

Por ejemplo el síndrome de calor en el hígado puede presentar entre otros los siguientes signos físicos: boca amarga, dolores articulares, constipación, cefalea retro-ocular, vómitos biliosos, congestión pelviana. Y los siguientes signos psíquicos: irritabilidad, agresividad, insomnio, sueño agitado, logorrea. Mientras que el perfil neuro-endocrino de este síndrome será: simpaticotónico, hipertiroideo, hiperestrogénico y con un tendencia alérgica.

 En la práctica de consultorio de la MTC se ven mejorías en patologías diversas que van desde problemas osteoarticulaes, dolor, alergias, patologías de origen gastrointestinal, cardiocirculatorias, psiquiatricas (angustia, ataques de pánico, anorexia, etc) por mencionar algunos de los tratamientos donde se consigue un grado aceptable de mejoría para el  paciente. Lo que estaría demostrando que son muchos y complejos los mecanismos de acción que se ponen en juego en este tipo de terapias.

 Hay evidencias que muestran que la acción terapéutica de la acupuntura esta estrechamente ligada a la liberación de endorfinas y neurotransmisores que participan el los mecanismos de analgesia y en la modulación de diferentes procesos que permitirían interpretar desde la óptica PINE una serie de conceptos milenarios.

 Analgesia Acupuntural (AA) y liberación de endorfina:

El dolor, representa la respuesta a un estímulo ofensivo sobre la terminación nerviosa o la neurona receptora, expresándose por una sensación desagradable a nivel del territorio excitado; este fenómeno doloroso lleva consigo la puesta en marcha de un mecanismo de alerta con reacciones motoras sobre los sistemas neuromuscular y vegetativo. La expresión del dolor, es un complejo en el que van relacionados todos los sistemas neurofisiológicos, bioquímicos y psíquicos de nuestro organismo.

Se sabe desde hace tiempo que existen sistemas descendentes moduladores que, en determinadas situaciones como estrés, alerta o daño severo, actúan disminuyendo o incluso inhibiendo la percepción del dolor. Uno de estos sistemas estaría constituido por una serie de regiones encefálicas conectadas entre sí y finalmente con las neuronas del asta dorsal de la médula espinal sobre las cuales realizarían sus influencias inhibitorias. Una de estas áreas se localiza en el mesencéfalo se la conoce como sustancia gris periacueductal, (PAG, del inglés periaqueductal grey matter). Esta región del encéfalo tiene conexiones con el hipotálamo y también con núcleos del bulbo raquídeo, desde donde se originan eferencias hacia la médula espinal. Las investigaciones realizadas en animales de experimentación muestran que la estimulación de PAG produce una analgesia profunda y selectiva, que puede ser explicada por la inhibición de las neuronas que transmiten las señales nociceptivas de la médula espinal.

El estimulo por electroacupuntura a distintas frecuencias provoca la liberación selectiva de diferentes péptidos opioides (como la encefalina y la dinorfina). Mientras que la estimulación periférica de baja frecuencia (2 Hz) producía un aumento significativo de encefalina (pero no de dinorfina) en la médula espinal, una estimulación de alta frecuencia (100 Hz) provocaba un aumento de dinorfina, sin afectar a la encefalina. Además, los efectos analgésicos inducidos por la estimulación de baja y alta frecuencia eran revertidos mediante la administración de antagonistas de receptores de opioides (naloxona), lo demuestra que el efecto analgésico estaba mediado por dichos opioides.

Se ha sugerido que en la analgesia inducida por la electroacupuntura de baja o de alta frecuencia están implicadas diferentes regiones del encéfalo. Ciertos núcleos hipotalámicos (como el núcleo arqueado) parecen estar involucrados en el caso de la estimulación con frecuencias bajas, mientras que el núcleo parabraquial del tronco juega un papel importante en el caso de la estimulación con frecuencias altas.

En el transcurso de las investigaciones realizadas por Bruce Pomeranz de la Univ. de Toronto, respecto a la aplicación en ratas de estímulos acupunturales, se descubrieron una serie de células específicas en el cerebro, que responden a los estímulos normales del dolor. La descarga de impulsos nerviosos de estas neuronas se vuelven más lentas durante la sesión de acupuntura. De estos estudios se desprende que la analgesia por acupuntura, (AA), depende, entre otros, de dos mecanismos bien diferenciados, uno moderado por medio de las endorfinas y otro más profundo que deriva de la serotonina.

En animales, la inducción a la anestesia por inyección de morfina, aumenta por inyección de serotonina.

Basados en estas investigaciones se puede llegar a la conclusión que la serotonina comparte con las endorfinas un papel importante en el control del dolor.

Acupuntura y neurotransmisores

Para valorar los efectos de la analgesia por acupuntura (AA) un equipo de investigación del Departamento de Anestesia por Acupuntura del Colegio Médico de Beijing, dirigido por Han Jisheng, estudiaron dos grupos de conejos y ratones, utilizando pruebas antinociceptivas de calor.

Estudiaron la serotonina central, la acetilcolina central, las catecolaminas centrales llegando a las siguientes conclusiones:

Serotonina, (5-HT):

  • La denervación química de las fibras 5-HT ascendentes mediante 5, 6 DHT en ratones, influye en la básica disminución del efecto de la AA .
  • El efecto de la AA, aumenta considerablemente tas la inyección intramuscular de HTP, que como se sabe es el precursor de la 5-HT, elevando el contenido cerebral de esta última, en más del 100%.
  • El bloqueo de los receptores opiáceos por administración i. v. de naloxona, se acompaña de la elevación en el contenido de 5-HT cerebral.

 Por lo tanto, la serotonina es un cimiento importante para la mediación de la AA, manteniendo un delicado y complejo balance de las bioquímicas del 5-HT y de la endorfina son la «clave» para el resultado de la AA.

Acetilcolina, (ACh):

  • Se inyecta hemicolina en ratones, lo que impide el efecto de la AA. Sin embargo, la administración de Cloruro de colina, precursor de la ACh, invierte parcialmente el efecto anterior.
  • De igual manera, en conejos, el efecto AA puede ser bloqueado en un porcentaje alto, por la administración de atropina, el antagonista de los receptores ACh de la muscarínica.

Estos estudios sugieren que la ACh, también tiene su papel en la mediación de la AA.

Catecolaminas,

Dopamina (DA):

  • En conejos, la administración de apomorfina, agonista de los receptores de DA, disminuye el efecto de la AA.
  • Sin embargo, la inyección de droperidol, antagonista de los receptores de DA, potencia el efecto de la AA.

Norepinefrina, (NE):

  • En ratas, la inyección de DOPS, (3, 4-Dihidroxifenilalanina), precursor de la NE, en la administración de clonidina, agonista de los receptores centrales, interrumpe parcialmente el efecto de la AA.
  • La administración de fentalamina, antagonista para los receptores ó la inyección intracerebral de 6-OHDA, potencian los efectos AA.

Por los resultados citados, se puede decir, que tanto la DA, (por el receptor DA), como la NE, (por su receptor), ejercen una consecuencia antagonista sobre AA.

Interacción en el tálamo de impulsos aferentes del punto de acupuntura y zona del dolor:

Evidencias experimentales obtenidas de análisis de microelectrodo con descargas nociceptivas de neuronas en el tálamo medial, potencian la hipótesis de que el núcleo parafascicular es esencialmente una estructura receptora de impulsos de dolor y el núcleo centromediano, (que recibe los impulsos aferentes del punto de acupuntura), puede servir como centro «modulador» del dolor. (Chang Hsiang Tong, Inst. de Fisiología de Shanghai).

Las descargas nociceptivas de las neuronas parafasciculares pueden ser controladas mediante la activación de un punto de acupuntura, (V60) o por estimulación eléctrica directa del núcleo centro mediano. La frecuencia de los pulsos utilizados fué en EA de 4 a 8 ciclos por segundo.

Se supone que la elaboración y trasmisión del efecto restringente de las descargas nociceptivas de neuronas parafasciculares, se efectúa, mediante un circuito postencéfalo que componen el núcleo caudado y putamen como eslabones importantes.

Estudio del papel de los nucleos caudales:

La característica de la analgesia ocasionadas por la estimulación del núcleo caudal, como mitigación del dolor, después de algún período de inducción, obtienen un efecto lejano, después del cese de la estimulación, tranquilidad y efecto analgésico ampliamente extendido sin topografía segmentaria clara; son similares a los de analgesia por acupuntura, por punción de puntos distales.

Estudios en conejos, demuestran que la estimulación del núcleo caudal, puede aumentar el efecto de la analgesia por Electroacupuntura (EA), mientras que la lesión caudal lo atenúa.

Los potenciales evocados por la EA en puntos de correspondencia, tales como el IG4 y el E36 en el hombre, se pueden registrar en la cabeza del núcleo caudal en conejos, estando el centro de reacción en la parte dorsal del núcleo. (Xu Shaofeng, Facultad Ciencias Médicas Básicas de Shanghai).

Estos resultados son indicativos de que los impulsos aferentes originados en los puntos de punción, pueden alcanzar la cabeza del núcleo caudal , y modular la actividad de ACh , 5-HT y neuronas sensibles DA.

Distintas observaciones clínicas demuestran que, durante la EA o estimulación del núcleo caudado para aliviar el dolor rebelde, el contenido de ACh en el fluído cerebro-espinal de los ventrículos laterales, aumenta a medida que la analgesia se instaura. (Jiang Cheneuan, Hosp. Huashan, Shanghai).

 Conclusión:

Si bien la mayoría de los trabajos de investigación compilados en esta monografía están vinculados a los mecanismos acupunturales para mitigar el dolor, a partir de las conclusiones a las que se arriba en los mismos se puede inferir que parte de estas vías también estarían implicadas e otros procesos que son campo de estudio de la PINE.

Sabemos que la serotonina juega un papel fundamental en la regulación de la conducta ligada a los trastornos de ansiedad, que junto con el GABA serían los que activan al hipocampo y a la corteza prefrontal para producir el sistema inhibitorio conductual, que actuaría sobre la amígdala. La eficacia de la acupuntura en el tratamiento del trastorno de ansiedad, estaría vinculado a su capacidad de estimular la liberación serotonina y modulando este sistema que da origen a la conducta.

Sobre la interacción entre acupuntura y sistema nervioso autónomo, hay evidencias que demuestran que la estimulación dérmica del a través de la inserción de la aguja, estaría estimulando terminaciones sensitivas simpáticas, que a nivel medular participarían de la modulación de otras áreas del SNC a nivel de óranos y vísceras. El proceso que se iniciaría con la liberación local de histamina como resultado de la introducción de la aguja. Esto crearía un pequeño foco inflamatorio cuya irritación activaría al sistema simpático desencadenado procesos neuroendocrinos de acción sistémica.

 También hay muchas teorías que explican los mecanismos por los cuales la acupuntura participaría de los mecanismos de regulación del estrés y del sistema inmune. Más allá de lo que se desprende del efecto producido por la liberación de endorfina y acetilcolina a nivel central.

 Resulta complejo poder dilucidar el mecanismo de acción de la acupuntura ya que son muchos los procesos neuroendocrinos que participan de la misma, a través de la integración de conceptos que se esta logrando con el desarrollo de la psicoinmunoneuroendocrinología es posible acercarse más a la comprensión este método terapéutico milenario que desde sus orígenes planteó un enfoque integrador de la relación del hombre con el medio, teniendo en cuenta tanto los aspectos físicos como emocionales a la hora  de entender el proceso de salud-enfermedad.

 Bibliografía:

 Carballo, Floreal: Acupuntura y auriculotreapia. Ed. Kier. Bs.As, 1976

Deng Liangyue: Chinese Acupnuncture and moxibustion. Ed. en lenguas extranjeras. Beijing 1987.

Fisher, Lorenz: Terapia neural según Huneke. México, 2000

Nogueira Perez, Carlos: Acupuntur , Fundamentos de bioenergética Ed. Mandala. Madrid 1993

Requena Ives, Acupuntura y psicología. Ed. Mandala. Madrid 1985

Requena Ives, Perfeccionamiento en acupuntura vol 1 y 3, Ed. Mandala. Madrid 1987

Schwarz, Mario: Medicina tradicional china. Ed. Errepar Bs.As, 1992

Sussmann, David: Acupuntura Teoría y practica. Ed. Kier. Bs.As, 1978

Tian Conghuo: 101 Enfermedades tratadas con acupuntura y moxibustion. Ed. en lenguas extranjeras. Beijing 1992

Van Nghi, Nguyen: Patología y patogenia energeticas en medicina tradiconal china Vol. 1 y 2. Ed. Cabal. Madrid, 1981

 

e